Londres 4 de Mayo de 2000, Traducción: Gonzalo Escudero Frías.

PRIMER INFORME SOBRE LOS FUNDAMENTOS DE LA ESQUIZODERIVA
(En la huelga de arte)

Luther Blissett

 

"Pues bien: cuando ya ha quedado claro que hay medios distintos de las simples manifestaciones, los hearings sobre la cadena Springer, los actos de protesta –medios que han fallado, puesto que no han podido impedir el atentado contra Rudi Dutschke- ahora que han saltado las ataduras de los buenos Modales y la Decencia, se puede y se tiene que discutir de nuevo, desde el principio, sobre la violencia y la contraviolencia".

Ulrike Meinhof

 

1. ¿Dónde hay hoy una oposición frontal al sistema capitalista a quien sus adversarios no lancen la infamante acusación de colaborar con (o ser) Luther Blissett? ¿Y donde no hay un grupo de activistas de la Huelga de Arte que no fulminen a los oponentes, a los adversarios de la reacción con la consigna Blissett somos todos? De este hecho se desprenden dos consecuencias: a. La Huelga es ya un poder reconocido por todos los aparatos de dominación de la actual esclavización cotidiana. b. Blissett se ha extendido por todos los rincones, aprovechando las grietas, moviéndose como un fantasma entre los fastthinkings de la red.

2. En la misma forma en que se desarrolla la dominación, es decir, el capital, se desarrolla asimismo la Huelga de Arte, el proyecto antagonista sensible y potencialmente revolucionario de la vida, que tan solo se puede vivir a condición del sometimiento al capital. Las seudovidas son así; dramas de quien no posee la propia y necesaria anomalía para advertir su (subjetividad) potencia de crear un presente propio.

3. La expansión de los aparatos de dominación y colonización de las conciencias, que bajo las modas aparentes que se anulan y recomponen en la superficie del seudotiempo libre convertido en (el) apéndice de la maquinaria de reproducción del capital: Arte es (son) el primer enemigo de la Huelga de Arte.

4. Acabada la explotación del sujeto, la dominación de la mercancía fue ejercida de forma oculta. De esta forma, el proletariado moderno se recluta a partir de todas las clases de la población. Su lucha contra la dominación se inicia con su propia existencia. Al principio lucha el obrero aislado. Después aparece la explosión social, la crítica-práctica totalizante. El movimiento de la Huelga de Arte es el movimiento autónomo de la inmensa mayoría en interés de la inmensa mayoría.

5. ¿Qué relación guardan los huelguistas del arte con los proletarios en general? Los  huelguistas no son un grupo revolucionario especial frente a los otros grupos revolucionarios. No tienen intereses propios, separados de los intereses del conjunto del proletariado revolucionario. No establecen principios  especiales a los que pretendan amoldar al movimiento revolucionario. Si vivimos es para cortar la cabeza de los reyes.

6. Lo que caracteriza específicamente a los huelguistas no es la supresión de la propiedad en general, sino la supresión de la propiedad sobre la vida misma. Solo que la moderna propiedad privada (con la automatización de las sensibilidades) ha provocado la subsunción total de la vida vivida en la explotación; dirigida a hacer que se acepte esta como única e irreversible.

7. Los postulados teóricos de la H. De A. No se basan, en modo alguno en principios descubiertos o ideados por cualquier redentor visionario. Son formulaciones generales de situaciones reales que se dan en una lucha de clases real, en el movimiento histórico que se desarrolla a la vista de todos.

8. La crisis del modelo de producción cultural, es el exponente del modo de producción capitalista. Por ello para la H. De A., desestabilizar el régimen capitalista no puede ser una cosa distinta del proyecto de desestructurar el sistema de producción intelectual. La insurrección no puede separarse del proyecto de extinción del arte.

9. La oposición al arte no puede  no consolidarse en una destrucción práctica, en una subversión. La relación total es la que debe ser subvertida, tanto en sus aspectos  políticos como en sus fundamentos estructurales. No es posible eliminar la complejidad de la relación impuesta por la forma estatal de la organización de la explotación, eludiendo, por medio de un voluntarismo subjetivista o por medio de un espontaneismo colectivo, las dificultades, los problemas, las determinaciones que frente a ella surgen.

10. La autovalorización del arte proletario es la figura total, de masas, productora de este proyecto. Su dialéctica es poderosa en cuanto total, total en cuanto poderosa. El concepto autovalorización del arte es lo contrario de arte –establecido-, es la forma que asume el poder de creación desde el punto de vista obrero cultural desarrollado. Lo personal llega a ser político por medio de esta mediación colectiva. Es la praxis artística colectiva de la autovalorización proletaria lo que determina la unidad  de la conciencia subjetiva. Es este ser dinámico y productivo lo que constituye nuestra dignidad de revolucionarios.